Balsamia vulgaris

Balsamia vulgaris Vittad.

 

Descripción: carpóforo globoso de 1 a 3 cm de diámetro, de forma redondeada-aplanada con abultamientos irregulares y con la superficie finamente verrugosa con pequeñas papilas redondas, es de color ocre-anaranjado o pardo-ferruginoso. Peridio ligeramente granuloso de color marrón rojizo.

 

Gleba: carnosa, esponjosa, formada por pequeños alveolos o pliegues laberínticos muy densos y apretados de consistencia elástica y frágil, de color blanco. Olor fuerte y sabor desagradable.

Localización: nace al final del invierno y primavera, crece enterrada a bastante profundidad bajo álamo blanco (Populus alba) y  también cubierta por la hojarasca de la jara blanca (Cistus albidus).

Comestibilidad: considerada tóxica, al ser purgante.

Observaciones: Balsamia vulgaris es una especie que se caracteriza por su peridio granuloso de color marrón rojizo y por la gleba laberíntica de color blanco.

Creemos que es una especie bastante frecuente en Extremadura pero no podemos precisar su abundancia debido a lo difícil que es encontrarla.