Genea papillosa

Genea  papillosa Vittad.

  

Descripción: carpóforo de 0,7 a 2 cm de diámetro, globoso irregular, hueco y muy  lobulado; al principio cerrado pero  al madurar los ascomas,  se abre una apertura apical  más o menos grande y de forma irregular que facilita la expulsión de las esporas.  Superficie exterior  de color marrón. Peridio densamente cubierto de pequeñas papilas algo más oscuras que la superficie. Himenio situado en la parte interna, laberíntico,  con aspecto cerebriforme y también cubierto por pequeñas papilas   del mismo color que la superficie exterior,  al corte se aprecia un tabique irregular de dos colores; grisáceo en el peridio y blanco puro en la parte del himenio. En la base tiene un mechón de micelio mezclado con tierra.

Carne: insignificante, de color blanco, elástica y dura. Olor inapreciable y sabor sin comprobar.

Localización: considerada como poco frecuente, pero debido a su difícil localización puede  ser más frecuente de lo que la bibliografía nos dice y posiblemente se pueda encontrar durante todo el año dependiendo de la latitud en donde aparezca. Se desarrolla de forma hipogea en distintos tipos de suelos y asociada a distintas especies de árboles.

Comestibilidad: sin ningún interés culinario.

Observaciones: Genea papillosa es una especie bastante discutida que se desarrolla  enterrada a poca profundidad.  Se caracteriza  por estar hueca y por tener el peridio y el himenio papilosos y del mismo color; pardo más o menos oscuro.

Los ejemplares de las fotografías que ilustran este texto estaban maduros y fueron recolectados  en una sola cata que hicimos al pie de una encina (Quercus rotundifolia) el 07-02-2012 en el término de Valdehuncar-Cáceres. Aunque hasta ahora es bastante desconocida, creemos que esta especie puede ser frecuente y relativamente abundante en algunos ecosistemas de Extremadura.

Algunos micólogos la consideran sinónima de G. verrucosa  Vittad., y otros autores debido a su coloración la consideran una forma badia de esa misma especie. A primera vista se puede  confundir con Genea clausa (Tul. & Tul.), pero ésta tiene las paredes interiores totalmente blancas. 

Esperamos que los estudios moleculares que se están realizando de ambas formas nos puedan aclarar todas estas dudas.