Lepiota setulosa

Lepiota setulosa Lang.

 Image 

Descripciónsombrero pequeño de 1 a 2 cm de diámetro, al principio cónico-mamelonado luego extendido conservando el mamelón; margen incurvado a plano, algo excedente y de color crema blanquecino. Cutícula rota con pequeñas escamas pardo-rojizas que pueden ser más o menos oscuras, se distribuyen concéntricamente sobre un fondo blanquecino-cremoso, siendo mucho más densas en el centro.

Láminas: apretadas, libres, arqueadas, de color blanco.

 Image 

Pie: esbelto, delgado, cilíndrico, arqueado, ligeramente furfuráceo, blanquecino en la parte superior y al rosado en la mitad inferior. Anillo inexistente.

Carne:delgada, blanca.

Localización: nace en otoño-invierno, formando grupos de pocos ejemplares en zonas ricas en humus.

Comestibilidada desechar como todas las lepiotas de pequeño tamaño.

ObservacionesLepiota setulosa es una especie pequeña, fácil de confundir con otras lepiotas de pequeño tamaño que pueden ser tóxicas. En Extremadura es poco frecuente. Algunos autores sinomizan Lepiota setulosa con L.echinella Quél, pero para otros son dos especies distintas. 

En Extremadura también podemos encontrar la Lepiota griseovirens.

Lepiota griseovirens Maire, Bull. Soc. Mycol.

 

Descripción: sombrero de 1 a 2 cm de diámetro, primero campanulado cónico, luego hemisférico aplanado con mamelón; margen regular y excedente. Cutícula cubierta por escamas concéntricas de color gris pardo sobre fondo blanco.

Láminas: libres, anchas de color blanco-crema.

Pie: cilíndrico, con la superficie cubierta de pequeñas escamas del mismo color que el sombrero. Anillo poco definido y fugaz, formado por fibrillas de cortina.


Carne: blanca. Olor a hongo.

Localización: nace en otoño creciendo entre la hierba. Nosotros la recolectamos  entre la hierba de suelo calizo bajo Quercus ilex.

Comestibilidad: desconocida.

Observaciones: Lepiota griseovirens una especie rara y poco abundante, se caracteriza por su pequeño tamaño y por el color de las escamas de la cutícula.

Los ejemplares de las fotografías que ilustran este texto se recolectaron en la localidad de Almaraz-Cáceres.