Auricularia auricula-judae

Auricularia auricula-judae  (Bull.) Westtstein

Oreja de judas

 

 

 

Descripción: carpóforo de 3 a 8 cm,al principio con forma de copa,  después de oreja más o menos regular y al final se transforma en una masa elástica, gelatinosa muy irregular, ondulada y con pliegues; margen incurvado ondulado, lobulado en la madurez. Cara externa convexa con la cutícula mate, pubescente, con arrugas o pliegues, de color pardo rojizo a pardo oliváceo, al final casi negra.

 

 

Himenio: o cara interna, cóncava, mate,  con leves arrugas más marcadas en ejemplares viejos, del mismo color que la cara externa.

 

Pie: se fija al sustrato directamente o a través de un pequeño pie.

Carne: elástica, gelatinosa, translucida, de color pardo-rojiza, se seca con facilidad volviéndose dura y frágil, al hidratarse con la humedad recupera su forma y textura. Sabor dulce y olor a hongo.

 

 

Localización: muy frecuente, nace desde finales del otoño hasta la primavera, crece en lugares húmedos sobre madera caída de diferentes frondosas especialmente alcornoque (Quercus suber).

 

 

Comestibilidad: comestible, es cultivada y consumida en países orientales por la consistencia viscosa-gelatinosa que da a los guisos, muy usada en restaurantes chinos y también consumida en crudo como ensalada.

 

Observaciones: Auricularia aurícula-judae es una especie saprófita de madera muerta, fácil de reconocer por su forma de oreja. Se conserva fácilmente secándola y al hidratarla en agua tibia recupera enseguida su textura original. Es frecuente en Extremadura y la podemos encontrar creciendo sobre las ramas caídas de alcornoque.