Boletus rhodoxanthus = Suillellus rhodoxanthus

Boletus rhodoxanthus (krombh.) Kallemb.

 Image

Descripción: sombrero robusto, de 5 a 18 cm de diámetro, al principio semiesférico, después convexo y al final plano-convexo; margen excedente, incurvado, suavemente ondulado en la madurez.. Cutícula untuosa o levemente viscosa de joven, después seca, de color blanco grisáceo con ligeras tonalidades de color rosa sobre todo en el borde y rosa vinoso en las partes dañadas.

Poros: pequeños, redondeados, al principio amarillentos y enseguida de color rojo carmín o rojo sangre que azulean al tocarlos.Tubos finos, relativamente cortos, de color amarillo oliváceo; azulean al corte.

 Image 

Pie: robusto, grueso en el centro, todo él de un llamativo color amarillo oro recubierto de una densa y nítida red roja púrpura, azulea en las partes dañadas y a la presión. En las zonas comidas por los limacos deja ver la carne de un bonito color amarillo oro.

Carne: compacta, dura, de color amarillo oro que al cortarla vira al azul celeste en la parte del sombrero mientras que la del pie mantiene el color original.

 Image 

Localización: es una seta termófila que prefiere los suelos ácidos, nace principalmente en otoño bajo castaño (Castanea sativa) alcornoque (Quercus suber) y roble melojo (Quercus pyrenaica).

Comestibilidad: tóxico en crudo y comestible muy mediocre aunque esté bien cocinado.

 

Observaciones: Boletus rhodoxanthus es una especie que se caracteriza por su cutícula blanca grisácea con tonos rosados hacia el margen y pie amarillo con una red de color rojo.

Es fácil de identificar después de cortarlo debido a la diferencia de color de la carne que se vuelve azul en la zona del sombrero mientras que la del pie permanece amarilla. No es muy abundante aunque es frecuente en los bosques de Extremadura.

Se puede confundir con Boletus satanas Lenz que es tóxico, pero muy raro en Extremadura ya que prefiere los suelos calizos para nacer, suelos escasos en nuestro territorio y además carece de los tonos rosados en la cutícula y, al corte el pie también se vuelve azul.