Buchwaldoboletus hemichrysus

Buchwaldoboletus hemichrysus (Berk. & Curt.) Pilát

Pulveroboletus hemichrysus (Berk. & Curt.) Sing.

 

Descripción: sombrero de 5 a 20 cm de diámetro, primero semiesférico, después convexo y al final aplanado; margen enrollado de joven, más tarde muy incurvado, excedente y ondulado. Cutícula gruesa, esponjosa, seca, primero lisa pero pronto cuarteada formando placas, algo tomentosa, de color amarillo oro vivo uniforme, se vuelve de color ocre en las zonas dañadas o rozadas.

 

Poros: pequeños, apretados, angulosos, de color amarillo vivo en los ejemplares jóvenes, después oliváceos o rojizos, azulean ligeramente a la presión. Tubos muy cortos del mismo color que los poros.

 

 Pie: corto, robusto, ventrudo y fusiforme, algo radicante, de superficie seca, del mismo color que el sombrero y con tonos rojizos al madurar, sobretodo en la base.

Carne: compacta de color amarillo, azulea al corte, más o menos intensamente dependiendo del grado de humedad, de sabor muy dulce y olor agradable a hongo.

 

Localización: muy precoz, nace a finales del verano o a principios del otoño, incluso antes de las primeras lluvias, en tocones de pino (Pinus pinaster), también en el suelo sobre restos de madera removida y enterrada, suele aparecer cespitoso en grupos de varios ejemplares unidos por el pie. Tiene preferencia por la madera de pino quemada y puede ser localmente muy abundante.

Comestibilidad: sin interés culinario.

 Image 

Observaciones: Buchwaldoboletus hemichrysus es una especie fácil de identificar por su bonito y llamativo color amarillo oro uniforme que llama la atención desde lejos y por crecer exclusivamente sobre madera muerta de pino. Es una seta rara y poco frecuente aunque algunos años puede ser muy abundante y aparecer muchos ejemplares en una zona determinada para después desaparecer y no volver a nacer en ese sitio. Esto lo pudimos observar en dos pinares distintos que habían sido quemados, un año crecían en gran cantidad para después dejar de aparecer al año siguiente.

Soporta muy bien el calor y necesita muy poca humedad. Los pudimos ver durante la primera semana de septiembre soportando las altísimas temperaturas de Extremadura después de que una pequeña tormenta de verano dejara caer una lluvia prácticamente insignificante.

Es una seta que por alguna extraña razón atrae a las cabras, lo localizan desde muy lejos y salen corriendo en dirección a ellos, en alguna ocasión que teníamos agrupados varios ejemplares para fotografiarlos, no pudimos hacerlo, pues fueron rápidamente localizados y devorados por ellas. Primero los lamen y después los devoran como podemos ver en una de las fotos que ilustran este texto. Las otras fotos se hicieron en distintos pinares quemados de Extremadura.