Byssonectria terrestris

Byssonectria terrestris (Alb. & Schwein.) Pfister

 

 

Descripción: carpóforo muy pequeño, sésil, de 1 a 5 mm de diámetro, gregario. Inicialmente con forma de copa pero pronto expandido más o menos aplanado y de un bonito color amarillo anaranjado; margen denticulado, festoneado de blanco, aunque este detalle puede desaparecer al envejecer o por efectos de la lluvia, en el margen no presenta pelos. Cara himenial brillante, lisa y de color amarillo anaranjado. Superficie externa del mismo color.

Pie: no tiene.

Carne: insignificante y sin olor ni sabor especial.  

Localización: nace en invierno o a principios de primavera, se desarrolla sobre sustratos ricos en urea, en Extremadura es relativamente frecuente y a veces localmente muy abundante. Suele formar colonias compuestas por muchos individuos.

Comestibilidad: sin ningún interés culinario. 

 

Observaciones: Byssonectria terrestris es una especie difícil de observar a pesar de su llamativo color; macroscópicamente se caracteriza por su carpóforo de pequeño tamaño de color amarillo anaranjado y con una clara apetencia por vivir en suelos ricos en urea y microscópicamente por sus esporas fusiformes bigutuladas de paredes gruesas que se refuerzan más en los polos y por las paráfisis que toman un color verdoso con reactivos yodados. Se puede confundir con Byssonectria fusispora que nace sobre restos de hogueras y con Octospora humosa que vive sobre musgos.

 

A veces suele aparecer asociada a Pseudombrophila guldeniae, una seta macroscópicamente parecida a una pequeña Peziza y que suele crecer asociada a la orina de los renos en los bosques boreales del norte de Europa.

En la fotografía superior podemos ver varios ascomas de Byssonectria terrestris con el subiculum blanquecino sobre el que suele fructificar la Pseudombrophila guldeniae.

Los ejemplares de las fotografías crecían a finales del invierno en la linde de un pinar (Pinus pinaster) entre la jara pringosa (Cistus ladanifer),  con ellos algunas veces también crecían varios ascomas de Pseudombrophila guldeniae (se pueden ver su descripción y fotos en esta web), posiblemente en suelo contaminado con urea por los orines de las cabras o de vacas. Se trata de la primera cita de esta especie para Extremadura. Posteriormente la volvimos a encontrar en varias ocasiones  y algunos años de forma muy abundante.