Clathrus ruber

Clathrus ruber Micheli : Pers.

 

Descripción: carpóforo al principio de 4 a 6 cm de diámetro, con forma globosa a esférica, superficie del peridio lisa, blanca, con abultamientos que marcan una retícula, en este estadio su forma nos recuerda a algunos asteroides. Sin pie pero enfundado en la parte inferior por los restos del peridio con abundantes rizomorfos miceliales largos en la base.

Al madurar el peridio se rompe en placas irregulares dejando ver el receptáculo con una estructura que forma un enrejado con malla más o menos regular, abovedado, de brazos con apariencia esponjosa y frágil, es de color rojo vivo o rojo anaranjado. En su interior se encuentra la gleba o masa esporal que es viscosa y pegajosa, es de color negruzco y despide un olor fétido muy desagradable que atrae a los insectos, sobre todo a las moscas verdes que la devoran y la dispersan junto con las esporas.

Láminas: no tiene.

 Pie: no tiene.

Carne: insignificante, esponjosa y maloliente.

Localización: nace en cualquier época del año, crece en lugares muy diversos con abundante materia orgánica.

Comestibilidad: no es comestible. Algunos autores lo consideran comestible en fase de huevo pero hay que tener mucho valor para consumirlo y nosotros tenemos que decir que aún no hemos encontrado a nadie que lo haya probado.

Observaciones: Clathrus ruber es una especie que se caracteriza por su forma de jaula y su llamativo color rojo vivo. Se parece a Colus hirudinosus de menor tamaño y que también ha sido localizado en Extremadura.