Elaphomyces decipiens

Elaphomyces decipiens  Vittad.

 

Descripción: carpóforo globoso, de 1 a 1,5 cm de diámetro,  Superficie   de color variable gris-ocre, beige o gris-pardo, con manchas blanquecinas, cubierta de una costra micelial mezclada con tierra y residuos del sustrato; rota en pequeñas verrugas irregulares y planas, separadas entre sí, dejando ver un fondo blanquecino envuelta en una masa algodonosa formada por el micelio.

Peridio delgado de color ocre-beige, ligeramente denticulado, carnoso de hasta 1 mm de espesor; al corte de aspecto marmóreo formado por venas blanquecinas sobre un fondo vinoso más  intenso hacia la gleba.  Al madurar se vuelve frágil y se rompe liberando las esporas.

  

Gleba: primero blanca-amarillenta, con paredes interiores blanquecinas, después al madurar aparece como una masa esporal  negra y pulverulenta. Olor fuerte y poco agradable.

Localización: especie hipogea poco frecuente, nace desde la primavera hasta el invierno, se desarrolla enterrada a muy poca profundidad bajo el mantillo y la primera capa de tierra, principalmente bajo roble melojo (Quercus pyrenaica).  

Comestibilidad: sin ningún valor culinario.

 

Comestibilidad: sin ningún valor culinario.

Observaciones: Elaphomyces decipiens  es una especie rara y poco frecuente en Extremadura. Se caracteriza por el peridio que aparece envuelto en una  masa de micelio blanco, por el aspecto marmóreo de la carne al corte, y por las verrugas de la superficie que son aplastadas e irregulares. Una especie que presenta un corte de la carne parecido es Elaphomyces muricatus, pero este último tiene la superficie cubierta de verrugas bien desarrolladas.

Los ejemplares de las fotografías que ilustran este texto fueron localizados en un bosque de roble melojo en el término de Jarandilla de la Vera – Cáceres.