Lycoperdon perlatum

Lycoperdon perlatum Pers.

Pedo de lobo

 

Descripción: carpóforo de 2 a 4 cm de diámetro y de 3 a 6 cm de altura, al principio globoso o con forma de pera estrechándose en la base que forma una especie de pie cónico. Exoperidio de color blanquecino o crema pardusco en la madurez, cubierto por pequeñas espinas piramidales rodeadas de pequeñas verrugas que se desprenden con facilidad y dejan una marca circular areolada. Endoperidio blanco a crema pardusco, ligeramente reticulado por las marcas de las espinas, se abre en un orificio irregular por el que deja salir el polvo esporal.

  

Pie: es como una prolongación del carpóforo, corto, cónico, de color pardo y revestido de pequeñas verrugas.

Carne: gleba blanca al principio, después amarillenta y al final pardo-olivácea.

Localización: nace en otoño-invierno, crece en el suelo bajo coníferas, frondosas y distintos tipos de matorral.

Comestibilidad: comestible de baja calidad cuando aún es joven y tiene la carne blanca.

Observaciones: Lycoperdon perlatum es una especie relativamente abundante, se caracteriza por las verrugas cónicas que cubren el exoperidio.

Se puede confundir con L. echinatum Pers., pero este tiene aguijones o espinas largas que le dan un aspecto erizado y que también podemos ver en esta web.