Macrotyphula cordispora

Macrotyphula cordispora C. Gelpi & E. Rubio sp.nov.

Descripción: carpóforo que forma clávulas fistulosas, cilíndricas o ligeramente planas de 4 a12 cm de altura y de 0,2 a 0,4 cm de diámetro con el ápice obtuso, raramente plano y con un surco longitudinal en la parte central. Son huecas con un profundo canelón en el centro; de color blanco crema con el himenio blanquecino y algo tomentoso, rectas, curvadas o sinuosas, y muy raramente ramificadas. Al envejecer presentan manchas ferruginosas que pueden llegar a extenderse por toda la superficie. El himenio cubre toda la superficie exterior del carpóforo menos la parte inferior que es estéril y penetra directamente sobre la madera.

  

Carne: escasa, con el interior hueco, esponjosa en los ejemplares maduros, es de color crema con olor intenso pero poco definido y sabor a hierba.

  

Localización: nace en invierno, crece sobre la madera muerta de la retama común (Retama sphaerocarpa). Las clávulas suelen aparecer a través del musgo y la primera impresión que dan es que nacen de él, pero realmente lo hacen desde la madera. Todas nuestras recolectas las realizamos en suelo calizo con abundante musgo cubriendo la parte inferior de las ramas muertas de la retama. Algunas nacen directamente sobre la madera desnuda fuera de la influencia de los musgos y en algunos casos varios ejemplares juntos. Las retamas que no tienen abundante musgo en la base no tienen clávulas, pero creemos que el musgo es simplemente un indicador de la humedad que necesitan las clávulas para fructificar.

  

Comestibilidad: desconocida, en todo caso sin valor culinario debidoa que prácticamente no tiene carne.

 

Observaciones: Macrotyphula cordispora es una especie que ha sido descrita como nueva para la ciencia, la encontramos durante varios años y en más de 20 enclaves distintos, pero siempre en un espacio relativamente limitado de un cerro con un microclima muy especial, El Sierro de Almaraz. Macroscópicamente podía confundirse con Macrotyphula fistulosa, pero sus típicas esporas con forma de corazón la diferencian claramente. Al tratarse de una nueva especie de reciente creación se desconoce su corología y abundancia.

  

Las recolecciones de Macrotyphula cordispora están depositadas en los herbarios particulares de los autores. Un isotipo ha sido depositado en el herbario del Real Jardín Botánico de Madrid (MA-Fungi) y en el herbario privado del profesor Ron Petersen, Ecology and Evolutionary Biology, University of Tennessee, USA, creador del género Macrotyphula y autor de las secuenciaciones del ADN de nuestra especie.

  

Creemos que puede ser un taxón de amplia distribución en los ambientes mediterráneos y que hasta ahora ha pasado desapercibido posiblemente al ser confundido con Macrotyphula fistulosa. Esperamos que en el futuro el área de nacimiento de nuestro hongo llegue a ampliarse al realizar exámenes microscópicos de las especies de Macrotyphula que crecen sobre madera.

Las fotografías que ilustran esta ficha se hicieron durante varios años distintos en el cerro calizo EL Sierro cerca de la localidad de Almaraz-Cáceres-España.

Etimología: cordispora, latín, en referencia a la peculiar forma de corazón de sus esporas.