Polyporus meridionalis

Polyporus meridionalis (David) Jahn

   

Descripción: sombrero de 1,5 a 3,5 cm de diámetro, al principio hemisférico, después plano-convexo, a veces deprimido umbilicado en el centro; margen enrollado de joven, después incurvado, delgado y liso. Cutícula seca, finamente fibrillosa, de color castaño-claro a castaño-oscuro con escamas que se rompen y dejan ver la carne algo más clara.

Poros: angulosos, poligonales, comprimidos, grandes, más pequeños y cerrados hacia el margen y de color blanco a crema.

Pie: cilíndrico, relativamente corto, recto, coriáceo, más o menos concoloro con el sombrero.

Carne: delgada, fibrosa, coriácea, dura en la madurez, blanca, de sabor y olor no apreciables.

Localización: poco frecuente, nace desde otoño a primavera, crece formando grupos de pocos ejemplares sobre restos de madera semienterrada de romero (Rosmarinus officinalis) y jaras (Cistus ladanifer)

Comestibilidad: no es comestible por la consistencia de su carne fibrosa y dura.

  

Observaciones: Polyporus meridionalis es una especie fácil de identificar directamente sobre el terreno. Se caracteriza por su pequeño tamaño, poros angulosos, sombrero escamoso oscuro y crecer saprofita sobre restos enterrados de romero (Rosmarinus officinalis), jaras (Cistus ladanifer) y  Cantueso (Lavandula stoechas). 

Se parece a Polyporus arcularius Batsch: Fr., pero este último es de mayor tamaño y tiene en el margen pelos ásperos al tacto y visibles a simple vista.

Los ejemplares de las fotografías que ilustran este trabajo crecían en primavera sobre restos de Cantueso (Lavandula stoechas), en Robledillo de la Vera (Cáceres).