Ramaria botrytis

Ramaria botrytis (Pers.: Fr.) Ricken

Fructificacióncon forma coraloide de hasta 20 cm de altura por 20 cm de ancho, con un tronco carnoso, macizo y robusto, ramificado en todas las direcciones en varias ramas gruesas y cortas de color blanquecino a ocráceo, torcidas que a su vez se abren y dividen en infinidad de ramitas cortas con las extremidades terminadas en puntas más o menos agudas de color rosa vinoso o rojo púrpura. Angulaciones en U y en V.

Tronco: carnoso, macizo, de color blanco amarillento.

Carne: gruesa, compacta, quebradiza, blanca inmutable, algo rojiza en las puntas de las ramas, olor agradable y sabor dulce.

Comestibilidad: buen comestible, considerada una de las mejores de este grupo.

Localización: nace en otoño, sobretodo en bosques frescos de frondosas, principalmente alcornoque (Quercus suber) y Roble melojo (Quercus pyrenaica).

Observaciones: Ramaria botrytis, es una especie que se caracteriza por su gran tamaño, tronco grueso y ramitas cortas de un bonito color rojo-púrpura que contrastan con el color blanco-amarillento del tronco.

En Extremadura es frecuente y relativamente abundante, la podemos encontrar creciendo solitaria y otras veces formando grandes y vistosos corros de brujas compuestos por muchos individuos.

En el género ramaria existen varias especies que algunos autores consideran comestibles como la Ramaria botrytis. Otras deben comerse con mucha prudencia, como la Ramaria aurea porque dependiendo de la cantidad que se ingiere pueden producir trastornos gástricos. Hay que tener en cuenta que todas las ramarias son purgantes en mayor o menor grado, por este motivo, y porque en algunos estadios de crecimiento son muy difíciles de diferenciar, algunos especialistas las consideran a todas como no comestibles