Ramaria gracilis/Tremellodendropsis tuberosa

Ramaria gracilis (Fries) Quélet

  

Fructificación: con forma coraloide de 6 cm de altura por 6 cm de anchura, muy ramificada, con ramas numerosas, delgadas y erectas de color blanquecino a crema rosado, con las extremidades terminadas normalmente en dos puntas agudas, erectas y delgadas, blanquecinas; oscurecen poco a poco con la edad. Angulaciones en U y en V.

Tronco: enterrado debajo de las agujas de los pinos, de color blanco o crema con rizomorfos de color blanco.

Carne: escasa, muy frágil, con olor anisado y sabor desagradable, algo amargo.

  

Localización: nace en otoño-invierno, en el suelo, entre las acículas caídas, crece sobre residuos enterrados, puede aparecer aislada o formando grupos muy numerosos.

Comestibilidad: no es comestible debido principalmente a su sabor amargo y por la escasez de su carne.

Observaciones: Ramaria gracilis es una especie poco frecuente pero en algunos pinares extremeños de Pinus pinaster puede ser localmente muy abundante. Se caracteriza principalmente por nacer en el suelo entre las agujas de los pinos y por su peculiar olor a anís. Aunque son especies totalmente distintas subimos la T. tuberosa, una especie rara que tiene cierto parecido

Tremellodendropsis tuberosa (Grev.) D.A. Crawford.

 

Descripción: fructificación con forma coraloide y muy ramificada, de dimensiones muy variables, normalmente de 2 cm de alto por 2 cm de ancho, con un pie bien diferenciado del que crecen numerosas ramas de superficie rugosa, rectas, largas, planas, dispuestas hacia arriba, paralelas y algo separadas de color blanco, que a su vez se dividen en V.

Tronco: macizo, de color blanco. Estos finos troncos a veces se juntan y forman grupos muy vistosos.

Carne: escasa, tenaz y fibrosa; olor fuerte, ácido y algo desagradable.

Localización: nace en otoño entre la hojarasca de encinas y olivos.

Comestibilidad: si interés culinario.

Observaciones: Tremellodendropsis tuberosa es una especie bastante rara.

Las fotografías que ilustran este texto se hicieron en otoño sobre varias fructificaciones que crecían entre el humus de encina en suelo básico en el Sierro de Almaraz- Cáceres. Es la primera cita de esta especie en Extremadura.