Ruhlandiella berolinensis

Ruhlandiella berolinensis Henning. Diss. & Korf.

  

Descripción: carpóforo muy pequeño de 0,5 a 1 cm de diámetro, en forma de un pequeño tubérculo, globoso, lobulado irregular, cerebriforme y de consistencia cartilaginosa. Peridio no diferenciado,  ausente, con la superficie muy ligeramente verrugosa y de color lila deslucido, pálida, adornada por papilas marrones, oscurece a la manipulación y transcurrido un tiempo de su recolección, tomando entonces un tono vinoso.

Gleba: gleba de color rosa translucido en su fase juvenil y con tonos marrones oscuros al madurar, evanescente al final.

  

Localización: nace en primavera, crece hipogeo entre los musgos tapado con la hojarasca de eucalipto y de mimosa.

Comestibilidad: sin ningún interés culinario debido principalmente a su carne escasa  y a su escasez.

  

Observaciones: Ruhlandiella berolinensis es una especie bastante rara y poco frecuente que se desarrolla  hipogea. Ha sido introducida en Europa desde Australia con la importación de eucaliptos con los que forma micorrizas. Desconocemos su abundancia en Extremadura debido a la dificultad que presenta su localización por su pequeño tamaño y nacer oculta bajo el humus y los musgos.

Con la introducción de varias especies de eucaliptos en Europa, en la península Ibérica aparecieron un buen número de especies no conocidas hasta entonces en nuestros suelos. A principios del siglo XX, HENNINGS (1903) definió el nuevo género Ruhlandiella para acoger en él a Ruhlandiella berolinensis, un nuevo ascomiceto semi hipogeo hallado durante ese año en los jardines botánicos de Berlín. 

Este ascomiceto hasta ahora estuvo siempre asociado a los eucaliptos en zonas quemadas, pero últimamente también lo hemos encontrado creciendo debajo de la hojarasca de mimosa (Acacia dealbata), árbol también de procedencia australiana, sin rastros de  hogueras. Estos ascomas son algo más pequeños pero genéticamente son idénticos a los que nacen asociados a los eucaliptos.