Youngiomyces multiplex

Youngiomyces multiplex (Taxther)

  

Descripción: carpóforos de forma muy variable y que pueden medir entre 0,5 y 1,3 cm, algunos con forma arriñonada, rectangulares, y otros globosa o casi cuadrada, están formados por infinidad de pequeños cuerpos esféricos de apenas 1 mm de diámetro que están unidos entre sí por una masa de contexto blanquecino con aspecto algodonoso. Aparecen envueltos en un amasijo de micelio mezclado con restos del sustrato y muy cubiertos de tierra, lo que unido a su pequeño tamaño dificulta su localización. Peridio inexistente.

  

Gleba: formada por un aglomerado de pequeños y numerosos elementos esféricos de consistencia muy dura y resistente, son de color blanquecino al principio para virar a un bonito color amarillo dorado al madurar. Dentro de cada uno de estos elementos podemos ver una gran cantidad de esporas esféricas o subglobosas y cuyo número puede oscilar entre las 150 a 250. Las esporas son grandes pero de tamaño variable, entre las 50 y 120 micras. Olor inapreciable y sabor sin comprobar.

Localización: nace de forma hipogea pero a poca profundidad, a veces solo tapado por las agujas de pino o por el musgo. En Extremadura madura al final del invierno y a principios de primavera, crece en los suelos ricos en materia orgánica, principalmente debajo de las acículas de pino (Pinus pinaster).

  

Comestibilidad: sin ningún interés culinario.

Observaciones: Youngiomyces multiplex está formado por multitud de pequeñas esferas muy duras, es una especie saprofita relativamente fácil de determinar sobre el terreno, se caracteriza macroscópicamente por el aspecto de la superficie que es groseramente granulosa y por la total ausencia del peridio.

 

Los cuerpos fructíferos se forman debajo del sustrato y se unen en un número variable y de forma caprichosa. Es un hongo hipogeo raro, pero podemos decir que puede ser abundante en las zonas donde nace. Los gránulos esféricos que forman los esporocarpos se observan a simple vista y le dan un aspecto general que nos recuerda a una golosina.  Algunos de los ejemplares de las fotografías que ilustran este texto fueron recolectados el 26-02-2011 por África López en un pinar de Pinus pinaster con jara pringosa en la comarca de la Vera (Cc) y representan la primera cita de esta especie para Extremadura. Al día siguiente lo volvimos a encontrar en otro pinar distinto y posteriormente realizamos varias recolectas con abundancia de carpóforos, durante la primavera de 2011 pudimos comprobar que es un hongo muy frecuente e incluso abundante en los ecosistemas extremeños.