Homenaje a Celestino Gelpi

Homenaje a Celestino Gelpi

HOMENAJE A CELESTINO GELPI

Recuerdo como si fuera hoy aquel día del otoño de 1997 en el que paseaba por la calle principal de Navalmoral y se me acerco un hombre diciéndome: “Se que pertenece a la Sociedad Micológica y yo quería apuntarme, me llamo Celestino Gelpi, vivo en Navalmoral y soy gallego”.

Así conocí yo a Celestino; le dije que yo me encargaba y el 14 de enero de 1998 ya era socio, con el número 406. Pronto conocí también a Fina, su mujer. Formaban y forman una pareja inseparable, tanto paseando por Navalmoral como en el campo. Celestino y yo tenemos dos temas de unión, dos pasiones,  las orquídeas y las setas. Hemos salido alguna vez juntos al campo, menos veces de las que hubiera deseado, debido a que yo trabajo en Cáceres y mis visitas a Navalmoral eran y son principalmente para ver a la familia. También nos hemos tomado algunas cañas, e incluso tazones de ribeiro en un bar cercano al instituto Augustóbriga. Celestino pronto destacó en sus trabajos de campo con setas y orquídeas, haciéndose además un experto fotógrafo y retratista de estos dos grupos de seres vivos.

Son innumerables los artículos escritos por el en nuestro boletín donde se dan cuenta de sus hallazgos micológicos.

Ha colaborado con otros autores en la descripción de varias nuevas especies de hongos para la ciencia, citaré únicamente las dos últimas: Tuber cistophilum y Macrotiphula cordispora. La página web de la SME recibe muchas visitas, tanto nacionales como internacionales y la razón de estas visitas es la colección de más de 700 fichas de especies de setas (con descripción y fotografías), realizadas por Gelpi a lo largo de estos últimos años.

El botánico Francisco Mª Vázquez puso su nombre a una variedad de orquídea, Neotinea conica forma gelpiana, por haber sido Celestino el primero que la vió y fotografió.

El libro Hongos y orquídeas de Almaraz, escrito conjuntamente con Eduardo Arrojo, es una auténtica joya fotográfica y descriptiva. En otoño de 2010 recibió la máxima distinción de nuestra sociedad, la Insignia de Oro que le fue entregada en Zafra por nuestro presidente en aquella época, Juan Morales. En varias ocasiones invité a Celestino a dar conferencias de setas en  los Lunes Micológicos de Cáceres o en Almendralejo, pero el disfrutaba más del campo y de la búsqueda de especies. Finalizo agradeciéndole, en nombre de toda la SME, la labor ingente realizada durante estas dos décadas, deseando que  Celestino se recupere pronto y pueda continuar sus trabajos de campo,  su afición y su vocación de naturalista.  

Almaraz, 11-XI-2018

Fernando Durán Oliva

Presidente Sociedad Micológica Extremeña