Amanita beillei

 Amanita beillei Beauseigneur

 

Descripción: sombrero de 5 a 8 cm de diámetro, al principio convexo y después extendido; margen regular, excedente, a veces adornado con escamas de color salmón. Cutícula de color blanco, salpicada de pequeñas verrugas piramidales concoloras con el sombrero que desaparecen con la lluvia o la edad.

Láminas: delgadas, apretadas, de color rosa salmón.

Pie: alto, cilíndrico, de color blanco, con la base terminada en un bulbo muy radicante. Anillo harinoso, evanescente, a veces inexistente. Volva de color blanco sucio.

   

Carne delgada, ocrácea que tiende a enrojecer al contacto con el aire; sin olor ni sabor apreciables.

Localización:  nace en primavera, crece muy enterrada, solitaria  o en pequeños grupos principalmente en dehesas de encina (Quercus rotundifolia) y alcornoque (Quercus suber) con jaras (Cistus ladanifer) y también es muy frecuente en nuestros pinares de repoblación con suelo arenoso donde se mezclan los pinos, encinas y alcornoques

 

Observaciones: Amanita beillei es una especie de clima mediterráneo que prefiere para fructificar los suelos sueltos y arenosos, se caracteriza por nacer muy enterrada y por el color asalmonado de las láminas. es una especie muy discutida por los micólogos. Algunos autores la consideran una variedad o una simple forma de Amanita boudieri Barla.