Amanita citrina

 Amanita citrina Beauseigneur

 

Descripción: sombrero de 4 a 10 cm de diámetro, al principio convexo y después extendido aplanado; margen regular, excedente, no estriado. Cutícula de color amarillo limón, citrino, amarillo verdoso cubierto de restos del velo general formando placas o verrugas irregulares blancas o pardas.

Láminas: apretadas, de color blanco con tonos amarillentos.

Pie: alto, cilíndrico, blanco o amarillo limón, con la base terminada en un bulbo esférico, marginado. Anillo alto, amplio, membranoso, colgante, estriado, amarillento. Volva membranosa, baja y muy característica.

Carne consistente, blanca a amarillenta, olor a patata cruda y sabor dulzaino poco agradable.

Localización: frecuente y abundante, nace en otoño, crece bajo encina (Quercus rotundifolia) alcornoque (Quercus suber) y pino (Pinus pinaster).

  

Comestibilidad: comestible de poco valor debido a su sabor amargo. Hasta hace poco era considerada sospechosa de toxicidad, en cualquier caso es una seta poco recomendada para su consumo.

Observaciones: Amanita citrina es una especie que tiene cierto parecido con la mortal Amanita phalloides (Vaill.: Fr.) Link, de la que se diferencia principalmente por la volva baja semejante a un gran bulbo redondo y no alta y en forma de saco como la de A. phalloides.

Se conoce una variedad alba de color totalmente blanco.