Boletus erythropus

Boletus erythropus Pesoon

Boleto de pie rojo

 

Descripción: sombrero de 5 a 15 cm de diámetro, primero semi-esférico, después convexo-aplanado; margen excedente, incurvado a plano-decurvado. Cutícula aterciopelada, mate, de color uniforme pardo rojizo a pardo oliváceo; azulea al tacto.

Poros: pequeños, apretados, de color rojo sangre a rojo ladrillo, se tiñen de azul negro al tacto. Tubos largos, amarillentos que azulean intensamente al corte.

 Image 

Pie: robusto, macizo, cilíndrico ensanchado hacia la base, de color amarillo anaranjado y  cubierto de un denso punteado rojo púrpura, azulea intensamente a la presión de los dedos.

Carne: dura, de color amarillo vivo, azulea intensamente al corte; de sabor dulce y olor débil.

 Image 

Localización: frecuente, nace en primavera y otoño bajo castaño (Castanea sativa) alcornoque (Quercus suber) y roble melojo (Quercus pyrenaica).

Comestibilidad: comestible, no se debe consumir crudo.

Observaciones: Boletus erythropus es una especie que se caracteriza por el color del sombrero, marrón aterciopelado y por el punteado rojo del pie.

Se puede confundir con Boletus luridus Fr., con pie reticulado y carne rojiza debajo de los tubos.

Un dato a tener en cuenta para poder diferenciarlo de otros boletos de poros rojos es que el dibujo del pie forma un fino punteado y no un retículo con dibujo de malla. A pesar de que popularmente se cree que todos los boletos que azulean son tóxicos, este es muy consumido en el norte de España, aunque no tanto en Extremadura. Se considera el mejor de los boletos comestibles de este grupo (boletos con poros rojos). Hay que consumirlo debidamente cocinado.