Cortinarius scobinaceus

Cortinarius scobinaceus Malen. & Bertaul.

Descripción: sombrero  muy pequeño, de hasta 2 cm de diámetro, primero  convexo, después aplanado- convexo, a veces manteniendo un pequeño mamelón agudo; margen no estriado, incurvado de joven y algo enrollado. Cutícula  de color pardo a pardo oscuro, a veces casi negruzca en los ejemplares muy jóvenes y cerrados, no higrófana y cubierta por pequeñas escamas muy densas de color  blanquecino que pueden desaparecer con la lluvia o el desarrollo.

  

Láminas: adnatas a subdecurrentes, espaciadas,  gruesas, algo ventrudas, de color pardo-lila al principio, después pardo-ferruginoso al madurar las esporas, arista algo más pálida, lisa o algo aserrada.

Pie: cilíndrico, de longitud variable, pero largo en relación con el sombrero, a menudo curvado, de color pardo con la superficie cubierta de abundantes fibrillas longitudinales de color blanco sucio.  Cortina fugaz y blanquecina.

  

Carne: delgada, insignificante, de color pardo, con olor débil a hongo.

Localización: frecuente y abundante, nace en otoño-invierno, crece formando grupos en lugares frescos y húmedos de suelo ácido, entre la hojarasca de la jara pringosa (Cistus ladanifer).  

Comestibilidad: desconocida.

Observaciones:Cortinarius scobinaceus  es una especie  que se caracteriza por su pequeño tamaño,  sombrero de color marrón más o menos oscuro, cubierto por pequeñas fibrillas muy densas y por vivir asociado a los Cistus.

 Es una especie que debido a su pequeño tamaño pasa desapercibida, pero en Extremadura es muy  frecuente encontrarlo asociado a la jara pringosa (Cistus ladanifer). Algunos autores citan al Cortinariuscistohelvelloides Bon, como una variedad muy próxima e incluso como una especie con identidad propia.

El Grupo Ibero-Insular de Cortinariologos (GIC),  en “Cortinarius Ibero-Insulares-2”, publicado por Edic. Candusso-2009, describe el Cortinarius scobinaceus var. scobinaceus y dice “que la relación de este taxón con C. cistohelvelloides Bon, aún no está del todo clara, a falta de análisis moleculares”.