Helvella helvellula

Helvella helvellula (Dur. & Mont.) Dissing

Descripción: sombrero de 1 a 3 cm de diámetro de forma achaparrada y muy irregular, puede aparecer formando pliegues o en forma de copa más o menos abierta; borde lobulado, incurvado y algo caído hacía los lados. Superficie himenial seca, mate, irregular, rugosa y ligeramente tomentosa; de color negro azabache uniforme.

Pie: bien patente pero muy corto con relación al sombrero que le da un aspecto achaparrado, es de color blanquecino o grisáceo y tiene surcos longitudinales bastante profundos.

  

Carne: constituida por dos laminas, debajo del himenio es gris y completamente blanca en la cara externa; olor y sabor débiles.

Localización: es una especie de aparición tardía, nace en invierno y su aparición puede prolongarse hasta la primavera, prefiere los suelos pedregosos, apretados, pobres en vegetación y en materia orgánica. Puede aparecer solitaria o formando grupos

Comestibilidad: algunos autores la consideran comestible previa cocción. Nosotros no lo podemos confirmar ni tampoco la recomendamos, entre otras cosas por el poco rendimiento de su carne y por su escasez.. Véase Helvella acetabulum.

  

ObservacionesHelvella helvellula es una especie de la que apenas existe bibliografía. Es fácil de identificar en el campo por su típica forma con sombrero de forma floriforme, color negro azabache y pie muy corto y enterrado. A primera vista se puede confundir con Helvella semiobruta que tiene el pie algo más largo.

Helvella semiobruta Donadini & Berthet

 

Descripción: sombrero de 2 a 4 cm de diámetro de aspecto cerebriforme o en forma de silla de montar con varios lóbulos libres.Superficie  himenial seca, mate,  irregular, de color marrón oscuro o casi negro, parte interior grisácea.

Pie: patente, profundamente surcado y de color gris más o menos oscuro.

Localización: es una especie de aparición tardía, nace en invierno y su aparición puede prolongarse hasta la primavera.

Observaciones: Helvella semiobruta es una especie bastante rara. Los ejemplares que ilustran la fotografía crecían en el Sierro de Almaraz bajo Cistus albidus en suelo básico y arcilloso.