Terfezia extremadurensis

 Terfezia extremadurensis  Muñoz-Mohedano, Ant. Rodríguez & Bordallo  

Descripción: carpóforo en forma de tubérculo o pequeña patata de 2 a 5 cm de diámetro. Peridio bien definido, liso o débilmente rugoso; es de color crema al principio, amarillento en los ejemplares jóvenes y pardo ocre con manchas ferruginosas al envejecer; al madurar se agrieta con bastante frecuencia dejando ver la gleba.

Gleba: consistente, al principio blanquecina con tonalidades rosas, oscura y gris azulada al madurar, ornamentada con venaciones separadoras serpenteantes o de dibujo marmóreo de color más claro. Olor poco pronunciado.

Pie: a veces presenta una pequeña depresión basal, más raramente un pseudoestipe.

Localización: frecuente y a veces localmente abundante, aparece muy temprano, desde finales del invierno hasta principios de primavera, sola o formando grupos en campos abiertos, nace enterrada o semienterrada en suelos poco profundos o arcillosos. Igual que otras especies del mismo género también aparece asociada a una pequeña cistácea conocida popularmente como la madre de la criadilla y cuyo nombre botánico es Tuberaria guttata.

 

Comestibilidad: es comestible, conviene consumirla muy joven pues se agusana muy pronto, incluso se suelen encontrar ejemplares inmaduros ya agusanados.

Observaciones: Terfezia extremadurensis es una especie de reciente creación. Es de aparición temprana, se desarrolla enterrada y al madurar emerge a la superficie. Ha estado confundida durante mucho tiempo con otras terfezias; microscópicamente se separa de otras especies del mismo género por sus esporas más grandes con espinas gruesas y romas, a veces truncadas.

Los ejemplares de las fotografías que ilustran esta ficha fueron recolectados en varias campas de Valdecañas de Tajo (Cáceres). El nombre de extremadurensis lo recibe de Extremadura, la región española donde ha sido identificada por primera vez.