Tricholoma equestre

Tricholoma equestre  (L.: Fr.) Kumm

Seta de los caballeros

 

Descripción: sombrero de 5 a 10 cm de diámetro, al principio convexo, después aplanado conservando un ancho mamelón central; margen irregular, enrollado de joven y ondulado. Cutícula un poco viscosa en tiempo húmedo, mate en seco, de color amarillo azufre vivo o amarillo cromo, con el centro pardo, débilmente escamosa.

Láminas: apretadas, ventrudas, de color amarillo-azufre vivo o amarillo dorado uniforme.

Pie: robusto, cilíndrico, a veces curvado, grueso, fibroso y del mismo color que el sombrero, pero algo más pálido.

Carne: abundante, dura, de color blanco amarillenta, sabor harinoso y prácticamente sin olor.

Localización: nace en otoño-invierno, y puede ser muy abundante, aparece sola o formando grupos bajo las acículas en pinares de Pinus pinaster.

Comestibilidad: consumida desde la Edad Media y considerada un excelente comestible; desde 1990 en que sucedieron varios envenenamientos es considerada VENENOSA MORTAL. El envenenamiento se produce tras un consumo muy abundante y reiterado, dando lugar a un cuadro clínico denominado “rabdomiolisis”. Este cuadro está caracterizado por la aparición de lesiones en la musculatura estriada que provoca la degeneración de la fibra muscular hasta afectar al corazón y que puede desembocar en una parada cardíaca.

Observaciones: Tricholoma equestre es hoy una seta de comestibilidad muy discutida; en un trabajo relativamente reciente publicado en The New England Journal of Medicine, la hacen responsable de 12 casos de intoxicación con 3 fallecimientos ocurridos en el sur de Francia. El estudio está realizado por investigadores del Hospital Universitario Pellegrin de Burdeus y en él se llega a la conclusión de que T. equestre fue el único responsable de estas intoxicaciones y muertes.

El trabajo es concluyente y afirma que T. equestre puede ser mortal para algunas personas si se consume en grandes cantidades y de forma repetitiva. Por esta razón, en el Boletín Oficial del Estado de 28 de octubre de 2006 se publicó la prohibición cautelar de la distribución y comercialización de T. equestre en España.

En España de momento no ha producido ninguna intoxicación a pesar de que muchos micófagos la siguen consumiendo con moderación. En Extremadura es una seta abundante sobre todo en los pinares de suelo arenoso.