Tubifera ferruginosa

Tubifera ferruginosa (Bastsch) Glel

  

Descripción: fructificación de hasta 10 cm de largo por 4 cm de ancho, con aspecto viscoso o granuloso, formada por una agrupación de esporangios alargados, al principio blanquecina, después de color rojo–coral a rojo anaranjado vivo, y al madurar de color pardo sin brillo. Esporangios apiñados, sésiles, algo angulosos por la presión que ejercen unos contra otros, capitados en la parte alta, a veces perforados, soldados en la base o casi libres, de forma cilíndrica, de 0,5 mm de diámetro y hasta 5 mm de altura, de color marrón rojizo o marrón púrpura. Tienen forma de  pequeños huevecillos y componen una masa mucilaginosa, al madurar su contenido se vuelve pardo ferruginoso y pulverulento.

  

 Localización: crece en primavera y otoño, se desarrolla sobre todo tipo de madera muerta muy descompuesta.

Comestibilidad: no tiene ningún interés culinario.

Observaciones: Tubifera ferruginosa  es la especie tipo de este género y se caracteriza por su llamativo color rojo cuando es joven. Se trata de un  Myxomycete bastante común en Extremadura y es frecuente encontrarlo creciendo sobre madera descompuesta tanto de caducifolios como  de pinos. 

Al principio tiene forma de plasmodio reptante ameboide que puede formar células flageladas si las condiciones ambientales son las adecuadas, en esta fase se puede desplazar por el sustrato fagocitando pequeños organismos como bacterias.