Gyromitra infula

Gyromitra infula (Schaeff.: Pers.) Quélet

  

Descripción: sombrero de forma irregular, a veces con forma de silla de montar, de 8 cm de altura con dos o cuatro lóbulos, puede presentarse en muchas formas distintas, algunas deformes y con aspecto monstruoso. El himenio cubre toda la parte externa del sombrero.

Láminas: no tiene, están sustituidas por un himenio irregular, ondulado, de color marrón-amarillo a marrón-oscuro al envejecer.

 

Pie: cilíndrico, relativamente corto, sin costillas pero a veces deprimido longitudinalmente, hueco y frágil, pruinoso y de color algo más claro que el sombrero.

Carne: laminada, frágil, blanquecina, de sabor algo dulce y olor a hongo.

Localización: nace en otoño-invierno en bosques de coniferas y de frondosas, crece directamente sobre alguna rama caída o en tierra con madera en descomposición.

Comestibilidad: tóxica, contiene giromitrinas y algunos autores la consideran venenosa mortal.

 

Observaciones: Gyromitra infula es una especie fácil de identificar en el campo por su típica forma macroscópica y por crecer saprófita sobre madera en descomposición. Está considerada muy rara, pero en Extremadura puede ser localmente muy abundante, nosotros conocemos un bosque en el que predomina el Pinus pinaster donde es muy abundante, soporta bien las heladas y fructifica hasta bien avanzado el invierno.