Lepiota castanea

Lepiota castanea  Quelét

 Lepiota castaña

 

Descripción: sombrero de hasta 4 cm de diámetro, cónico al principio, luego extendido con un amplio mamelón; margen incurvado, algo excedente, flocoso. Cutícula  rota con pequeñas escamas pardo-rojizas que pueden ser más o menos oscuras, se distribuyen concéntricamente sobre un fondo blanquecino.

Láminas: apretadas, libres, de color blanco-crema.

  

Pie: delgado, cilíndrico, cubierto de escamitas del mismo color que el sombrero. Anillo inexistente, con  zona anular fibrillosa y fugaz

Carne: delgada, blanca, de olor desagradable.

Localización: nace en otoño, formando grupos de pocos ejemplares sobre todo bajo encinas (Quercus rotundifolia) y alcornoques (Quercus suber), tiene preferencia por los suelos calcáreos.

Comestibilidad: algunos autores la consideran venenosa MORTAL.

Observaciones: Lepiota castanea es una especie pequeña, fácil de confundir con otras lepiotas de pequeño tamaño y que también pueden ser tóxicas. En Extremadura es relativamente frecuente, aunque no abundante.

Cuando se recolectan macrolepiotas de pequeño tamaño es muy importante comprobar que tienen y conservan un anillo bien formado que no es algodonoso.